Dolor crónico en tiempo de confinamiento y pandemia

Desde la Clínica del Dolor de Tarragona queremos tratar en este artículo la dura realidad de los pacientes con dolor crónico que, a causa del Estado de Alarma y confinamiento por la pandemia del covid-19, han visto agravada su situación y sufrimiento, respecto a la ya de por sí dura realidad que ha tenido que afrontar el resto de población, en gran parte responsable y solidaria cumpliendo con los requerimientos y medidas establecidas por el Gobierno y Sanidad.

Muchos de los profesionales del dolor, también anestesiólogos, hemos tenido que reducir la atención a nuestros pacientes habituales para dar prioridad a los afectados por la pandemia sumando esfuerzos junto con el resto de profesionales sanitarios, el gran motor de esta emergencia mundial. Además muchas unidades y quirófanos también han tenido que habilitarse para acogerlos. Finalmente hay que señalar que gran parte de los pacientes de las unidades de dolor es población de edad avanzada y por tanto grupo de riesgo.

A pesar de que en Clínica del Dolor Tarragona hemos tratado de mantener el seguimiento posible de los pacientes mediante consultas telefónicas o videollamadas, somos conscientes del agravio que la situación actual supone para las personas que sufren dolor crónico y la imposibilidad de un contacto, consulta y/o intervención durante el Estado de Alarma y agradecemos la comprensión por todo ello.

Retorno a la actividad

Después de este impás respecto el dolor crónico durante el confinamiento y la pandemia, y a pesar de que estas circunstancias todavía están presentes, con la entrada en marcha de las fases de desconfinamiento, Clínica del Dolor de Tarragona retoma su actividad. Y lo hacemos siguiendo las recomendaciones de la Junta de la Sociedad Catalana de Dolor (SCD) para garantizar la seguridad y que nuestros pacientes puedan visitarnos y ser atendidos con garantías y sin ningún miedo ni preocupación.

La serie de medidas hacen referencia a mantener unas buenas y adecuadas condiciones de los espacios de trabajo mediante limpieza y desinfección diaria, así como equipos y elementos de protección y distancias de seguridad, orden y control. En este sentido también se siguen unos criterios de selección y atención, y se fomenta cuando sea posible y de forma preferible una visita y atención telemática antes de que presencial.

Por otro lado también se presta atención a los fármacos habitualmente empleados en el tratamiento del dolor crónico, sobre todo los potencialmente immunosupressors, en beneficio de técnicas intervencionistas y de neuromodulación, del tratamiento multidisciplinario del dolor y de terapias como la psicología y la fisioterapia.

Desconocida afectación del covid-19 en pacientes con dolor crónico

No obstante, desde Clínica del Dolor de Tarragona, como también la Junta de la SCD, es consciente que nos encontremos ante un escenario desconocido y por tanto preocupante, respecto a la relación o afectación que la pandemia puede ocasionar en términos de secuelas físicas y psicológicas en las personas con dolor crónico además de cómo pueda afectar en términos económicos debido a la crisis desencadenada por el covid-19.

Agradecemos nuevamente la comprensión de nuestros pacientes y los alentamos a seguir dispositando en nosotros su confianza puesto que nuestro objetivo es y será trabajar por su bienestar y calidad de vida.

>También puedes leer la noticia relacionada en El Periódico<

Open

Contacta amb nosaltres

Close