Tratamiento de la migraña con toxina botulínica

Recientemente, la Unión Europea ha aprobado la administración de toxina botulínica tipo A (TXA) para el tratamiento de la migraña crónica refractaría.

La toxina botulínica tiene efectos analgésicos independientes de los efectos relajantes musculares y se ha demostrado que inhibe importantes neuropéptidos nociceptivos.

¿Cuáles son las principales indicaciones de la toxina botulínica?

La principal indicación es para la contractura crónica y refractaría, para el tratamiento convencional con relajantes musculares, y otras técnicas de fisioterapia (como la punción seca). Estos efectos son los que sugirieron la posibilidad de aplicarla en el tratamiento de la migraña crónica refractaria unilateral, con zonas de alodínia (sensibilidad aumentada a estímulos que habitualmente no causarían dolor) y con hipersensibilidad a la presión muscular.

Este tratamiento también se puede aplicar para aligerar el dolor otras formas de migraña crónica, como es la migraña episódica (el paciente tiene crisis frecuentes durante 8 días o más al mes y durante los últimos 3 meses).

¿Cómo se realiza el tratamiento con la toxina botulínica?

El tratamiento de la migraña crónica con TXA (toxina botulínica A) se realiza de forma ambulatoria, sin necesidad de sedación del paciente. Este se puede sentar o estirar en la camilla. La toxina se diluye en una jeringuilla de 2 ml para administrar la dosis con una punción subcutánea. Se administran un total de 10 puntos repartidos entre la parte posterior (trapecio, elevador de la escápula), temporal, frontal y hombro corrugador.

¿Qué tengo que esperar después de la inyección de toxina botulínica?

El inicio de los efectos empiezan a la primera semana, y puede durar entre 5-6 meses. El paciente puede notar que su “dolor de cabeza” ha disminuido, que las frecuencias del episodio o crisis han disminuido, y también la intensidad de las crisis.

¿Cuáles son los riesgos y efectos secundarios de la toxina botulínica?

El efecto secundario más común es el dolor en su punto de punción. Este efecto puede desaparecer después de unas horas. Puede aparecer un cuadro de febrícula con signos de resfriado entre los 3-5 días después de la aplicación de la TXA, que responde al tratamiento con antigripales.

¿Cuál es la tasa de éxito del tratamiento con toxina botulínica?

Los resultados se encuentran entre las 15 semanas y los 5 meses. La duración del tratamiento determina la periodicidad de este, y se puede volver a repetir el tratamiento a los 5-6 meses de su administración.