Fibromialgia

La fibromialgia produce síntomas que incluyen desde dolor leve a severo, dolor en las articulaciones, puntos sensibles en el cuerpo, fatiga, espasmos musculares, rigidez, dificultad para dormir, y la depresión. Estos síntomas en general empeoran cuando el paciente está bajo estrés o con condiciones climáticas extremas.

¿Cuáles son las causas de la Fibromialgia?

Los pacientes con fibromialgia tienen una mayor sensibilidad al dolor. Estudios de imagen cerebral funcional en pacientes diagnosticados de fibromialgia han demostrado una mayor actividad cerebral como reacción al dolor, es decir que sufren dolor por estímulos que normalmente no producen dolor.

A menudo, la fibromialgia se asocia a otros cuadros clínicos como el colon irritable, ansiedad, depresión, fatiga, insomnio o sueño no reparador, alteraciones tiroideas y cistitis. Por otro lado los pacientes con fibromialgia pueden sufrir dolor por la presencia intercurrente de otras patologías y en estos casos el diagnosis puede ser difícil, lo que retrasa las opciones de tratamiento

¿Cuáles son los tratamientos?

El tratamiento de la fibromialgia depende de la severidad del dolor y los síntomas asociados. Es muy importante realizar un abordaje multidisciplinar del dolor en pacientes cono fibromialgia

-Medicamentos: La combinación de fármacos analgésicos opioidos o no opioidos cono fármacos neuromoduladores como los antidepresivos o los anticonvulsivantes puede aligerar mucho la percepción del dolor en este tipo de pacientes. Esta combinación de fármacos tiene que estar controlada periódicamente por un médico especialista en dolor, para evitar los efectos indeseados.

-La Terapia Física: Es fundamental en pacientes con fibromialgia para mantener los músculos activos y aliviar el dolor de los puntos sensibles que sigan un programa de terapia física indicado por el médico. El terapeuta puede utilizar varias modalidades de tratamiento para el dolor, incluyendo masaje, estimulación eléctrica y la terapia de ultrasonido.

-La Terapia Psicológica: El objetivo ayuda a la persona afectada a controlar los aspectos emocionales como la ansiedad y la depresión, los aspectos cognitivos, y los conductuales y sociales que pudieran estar agravando el cuadro clínico. Otro objetivo es que el paciente cambie sus creencias sobre la enfermedad y aprenda técnicas de enfrentamiento que le permitan responder adecuadamente al dolor y a las otras manifestaciones clínicas.

El tratamiento cognitivo-conductual (TCC) es la intervención psicológica que ha demostrado más eficacia en el tratamiento de la FM. Este tratamiento combina técnicas de acondicionamiento clásico y operación (extinción, refuerzo positivo, modelado, etc.), aprendizaje observacional, estrategias de solución de problemas y habilidades de enfrentamiento (relajación y técnicas de autocontrol emocional).